1960 - Universitarias

El director de la Escuela de Medicina de la UCR, Ricardo Boza, aseguró que existen falencias en la educación de los estudiantes de la ELAM. (Foto: archivo)

Un grupo de 26 médicos costarricenses, graduado de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) de Cuba, reclama ante la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica (UCR) el no poder ejercer su profesión en el país, debido a que se le obliga realizar once exámenes específicos para equiparar sus títulos académicos.

El médico Ricardo Boza, director de la Escuela de Medicina, dijo en conferencia de prensa, el pasado 21 de agosto, que la negación a equiparar los títulos de manera automática responde a una serie de falencias en la formación en Medicina de la ELAM. Estas se ubican en temas de Gineco-Obstetricia, Pediatría y algunas enfermedades infecciosas, áreas que la Escuela de Medicina considera indispensables para el ejercicio profesional y responsable en Costa Rica.

En descargo de la Escuela de Medicina, Boza afirmó que la resolución VD-R-8678-2011 autoriza a esa unidad académica para aplicar “un examen general que evalúe la parte básica y clínica del plan de estudios”. Esta medida se emplea cuando existe una homología del 80% entre el plan de estudios de la UCR y el de la institución extranjera.

 

Según Boza, este examen fue aplicado a estudiantes de quinto año de la UCR, y ninguno obtuvo una calificación menor a ochenta.

Otra resolución, la VD-R-8783-2012, faculta realizar exámenes específicos a los graduados de la ELAM, pues la Escuela de Medicina determinó que entre ambos planes de estudios la homología es menor al 80%.

Dada la situación, a los médicos egresados de la ELAM se les aplica exámenes específicos en once materias, como Histología, Farmacología, Bioquímica, Medicina legal, entre otras. Boza aseguró que entre los médicos de la ELAM se presenta un alto porcentaje de reprobación de estos exámenes, y que son quienes presentan más reclamos y apelaciones a las pruebas.

La Asociación de Estudiantes de la Escuela de Medicina en un comunicado respaldó la labor tanto de la Comisión de Reconocimiento y Equiparación de Título, y de la Dirección de la Escuela de Medicina. Según reza el documento, “no es un asunto de números, procedencia de universidad o país, se trata de una cuestión ética y de responsabilidad social que se le debe a los costarricenses”.

“ES ANTIPEDAGÓGICO”

Los 26 estudiantes de la ELAM, no obstante, se oponen a realizar los once exámenes en una semana, tal y como lo dispone la Escuela de Medicina, pues lo consideran antipedagógico.

Leonel Calvo, uno de los representantes del grupo, dijo a UNIVERSIDAD que se amparan en el principio de no retroactividad de la ley. Según afirma, la resolución que permite administrar los once exámenes viola este principio, pues ellos concluyeron sus estudios antes de ser emitida la resolución VD-8783-2012.

En cuanto a la homología de los planes de estudio, Calvo atribuye las diferencias percibidas por la Cátedra de Medicina a cuestiones de sinonimia. En otras palabras, los cursos que la Escuela de Medicina dice que ellos no recibieron tienen otros nombres, pero poseen los mismos contenidos dentro del plan de estudio de la ELAM.

También, niegan la existencia de un estudio comparativo curricular que evidencie las carencias a las que se refiere el director de la Escuela de Medicina. Como prueba presentaron a UNIVERSIDAD un estudio hecho por un curriculista, que según Calvo niega la afirmación hecha por Boza.

Para resolver su situación, los médicos de la ELAM han acudido a varias bancadas de la Asamblea Legislativa. Calvo expresó que obtuvieron el respaldo de diputados del Partido Acción Ciudadana, del Partido Unidad Social Cristiana y del Frente Amplio. Sin embargo, acotó que su lucha no tiene tintes políticos y que lo único que se acordó en reuniones con los legisladores fue recibir el apoyo ofrecido.

Ellos, además, sostuvieron una audiencia ante el Consejo Universitario el jueves 23 de agosto, en la cual expusieron su caso y alegatos, y solicitaron un pronunciamiento ágil sobre la situación.

De no recibir una solución favorable por parte de la Escuela de Medicina, Calvo aseveró que recurrirían a la vía legal, al interponer una demanda ante el Estado costarricense y la UCR por daños y perjuicios económicos y morales.